sábado, 17 de diciembre de 2016

CHOCOLATE PROHIBIDO

La sinvergonzonería de las copas ya quedó muy atrás. Esas palabras sinceras salen como las montañas de hielo desprendidas de la Antártida por el calor más agonizante de Australia.
Incontenibles, imposibles de esconder... Incontrolables.
Ojalá me diera igual la gente, ojalá me dieras igual tú.

Como una niña pequeña pillada comiendo chocolate a escondidas.

1 comentario:

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.