jueves, 14 de abril de 2016

SU LUGAR FAVORITO

Otra vez se encontró a ella misma diciendo que ese era uno de sus lugares favoritos. Esos lugares mágicos en los que el mundo se detiene, las peleas, la tristeza y las desgracias no van con ella. Solo siente paz y tranquilidad. Sabe que ahí nada ni nadie podrá hacerle daño. Sabe que ahí está más expuesta que nunca y sin embargo será intocable... Y aun así un mínimo atisbo de nostalgia asomó por la curvatura de sus cejas.
De entre todos los lugares, ella tenía uno que era el mejor de los lugares perfectos. Si alguien estuviera aprendiendo la lengua española, le dirían que a un adjetivo no cuantificable no se le puede poner otro que vuelve a ser, además, no cuantificable. Pero sinceramente, las reglas de la gramática ahora mismo le traían sin cuidado. Ese era el mejor y más perfecto de entre todos los perfectos lugares. Ese lugar calentito y acogedor con una temperatura constante, una suave piel y un latido de corazón de fondo con el que puedes contar sabiendo que nunca te va a dejar, que nunca se va a detener, que nunca se va a alejar... ese era su lugar más favorito de todos: esos pocos centímetros de cama al rededor de su cuerpo.

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.