miércoles, 7 de diciembre de 2011

ESTADO: CAMBIANDO

Se descubrió a sí misma haciendo lo que siempre dijo que jamás haría: "abandonar" a sus amigos por su novio.

No es que les abandonara, pero se vió a sí misma como en ocasiones les ponía excusas para quedar con él. ¿Como he cambiado tanto? Pensó. Y yo era la que siempre ponía a mi hermana de ejemplo de lo que yo nunca haría. Bueno, nunca digas de este agua no beberé.

Lentamente, sin darse cuenta. Como un caracol cuando sale de su caparazón. A penas puedes notar como se mueve, pero cuando lo has mirado, cuando verdaderamente te paras a pensarlo, ya está fuera del todo. Como si siempre hubiera sido así. Como un gusano cuando se convierte en mariposa. En un momento dado lo miras y es un arrugado gusano. Y al volver a abrir la caja de nuevo a los pocos días, ya no queda rastro de él. Una crisálida es lo único que te recuerda que algún día fue diferente.



1 comentario:

  1. Creo que a todos nos pasa. Es un proceso, un devenir, el siguiente paso es la conjunción de los diferentes tipos de amor: a él y a ellos.

    saludos :)

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.