domingo, 26 de junio de 2011

VOLVIENDO A LAS ANDADAS

Mi teclado está desentrenado. Voy poco a poco desquebrajando el hielo que llena de crujidos el dulce silencio.

Las ideas se amontonan descontroladamente, pero al igual que el ordenador, están desentrenadas y no saben como salir. La memoria está llena de Unión Europea, métodos de decisión, dimensiones básicas de productos dispares... y sillas, muchas sillas y mesas puestas día tras día ante los ojos, obligados a estar horas y horas delante de simples papeles que se traducen en dos números con un punto en medio que llegan a tener un valor incalculable.

Pero todo lo que empieza tiene que terminar, y ya mismo llega el final. Un final relajado y lleno de calma. Con horas para dormir, comer tranquilamente y divertirse.

La ráfaga de aire a alborotado mi pelo y con el las ideas. He estado "encerrada" durante un tiempo por culpa del huracán pero ya se divisa el azul del cielo. Va a pasar... dentro de poco todo habrá terminado. Aprovechemos la calma mientras podamos.

2 comentarios:

  1. A mí me encanta el viento, aunque a veces es una lata lo revoltoso que es :) feliz día! :)

    ResponderEliminar
  2. Volviendo a las andadas eh? Mmmm.. aire fresco. Sienta bien, ¿verdad? :)
    Un beso!

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.