miércoles, 2 de marzo de 2011

ESTADO: SIN ESTADO

Me da pena, mucha pena. Tantas que hasta derramaria lágrimas por esa persona por la que juré nunca más hacerlo. Haber tenido el tesoro del Titanic en tus manos y tu misma haberlo rechazado por conformarte con una foto es una buena lección aprendida. Pero que te des cuenta un dia que esa foto, que aunque no miraras era tuya y en un momento dado lo significó todo para tí, te la hayan quitado y destrozado. La han borrado de la faz de la tierra. Y a nadie le importa ya.

¿Cómo alguien que ha experimentado contigo la "felizad máxima y plena" puede rechazarlo sin la más mínima importancia? ¿Cómo puede borrar todo rastro y si te he visto no me acuerdo? ¿Cómo hemos llegado a este punto?

Seguro que sabéis cuales son esas relaciones que estuvieron al 200% y que ahora están al -50. Pero una cosa es lo vivido, y eso no se puede cambiar. No te puedes arrepentir de lo que has hecho, no puedes. Un gesto tan insignificante como un click con el ratón puede no ser nada y puede significar un avismo. Un agujero en tu vida cubierto de nada. Ni siquiera cubierto de negro, ni siquiera cubierto de blanco o del color del arcoiris o el más oscuro negro. La vida no es una película que se pueda cortar y pegar.

La vida está llena de capullos como tu que hacen que me hierva la sangre... si... ahora recuerdo porque cortamos... Ni siquier te odio. Eso sería sentir algo por ti, y no siento ni eso.

3 comentarios:

  1. Dicen que ignorar el dolor es la mejor anestecia. ( yo lo he probado)

    ResponderEliminar
  2. Cuántas relaciones han pasado de ser todo a ser nada.. Uf, ojalá pudieran borrarse. Aunque tú has dicho algo que yo comparto. No al odio, porque ya sería sentir demasiado por alguien...

    ResponderEliminar
  3. De ser todo a ser nada, yo tampoco entiendo eso. Pero quizás haces bien en no odiarle, no se merece nada tuyo. Ni el pensarle.

    Muack!!!

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.