miércoles, 23 de marzo de 2011

ESTADO: VIVIENDO

No sabemos como puede cambiar la vida. Ahora mismo queremos algunas cosas, tenemos expectativas de futuro. Puede que de un futuro cercano o puede que de uno algo mas lejano, pero aun las expectativas que tengamos del día de mañana de vean truncadas.

Todos sabemos que la vida cambia, que hay muchas personas que un día estaban muy bien y que al otro se les diagnostica una enfermedad que hace que cambie su vida totalmente, tienen un accidente y desgraciadamente fallecen, o que simplemente las circunstancias no tan ajenas, les dan de golpe. Todos hemos oido, leido o visto hitorias de ese estilo, pero siempre pensamos que a nosotros no nos va a pasar, o pensamos que viviremos como si cada día fuera el último. Pero, del dicho al hecho, hay un trecho como dice el dicho.

Podemos querer mucho a una persona y pensar que estaremos juntos de por vida. Pero, ¿esque acaso estas 100% seguro de que mañana vivirás?, poniendonos en el peor de los casos. O por el contrario, puede que en 20 años, o quizás alguno menos, estés con la persona que peor te cae porque hayas empezado a verla con otros ojos.

Nadie sabe el futuro. Es como predecir el tiempo sin mirar el cielo ni ningun instrumento que te ayude. Puedes estar bastante seguro que si es verano, es poco porbable que llueva pero...sin embargo, existen las tormentas de verano. ¿Quién iba a preveer el terremoto de Japón que ha llevado por delante tantas historias todavía a la mitad? Si, puedes pensar que estas en un país en el que no hay terremotos, pero si no es por A, va a ser por B. Tu corazón se puede parar en cualquier momento sin previo aviso, simplemente, dejar de latir...

¿Porqué vamos a desperdiciar entonces el tiempo que tenemos? Yo no me quiero morir sin viajar por todo el mundo, y es una lucha contrarreloj. No me quiero morir sin experimentar, sin amar... ¿sin odiar?, sin respirar, sin hacer algo arriesgado, sin hacer algo prohibido... ¿sin perder el tiempo?. En definitiva... no me quiero morir sin haber vivido.

miércoles, 16 de marzo de 2011

ESTADO: HOSPITALIZADA

Es duro ver como las personas a las que quieres sufren delante tuya y que tu no puedas hacer nada por evitarlo. Es duro sentir como sufren, oirles quejar sabiendo que ni tu ni el puede hacer nada. Esperando a que ojala, la operación se pueda llevar a cabo pronto porque sabes que no hay otra solución.

Cuando prefieres hacer algo fuera de lo normal y "peligroso", cuando prefieres enfrentarte a lo desconocido. Entonces es porque estás mal de verdad...

miércoles, 2 de marzo de 2011

ESTADO: SIN ESTADO

Me da pena, mucha pena. Tantas que hasta derramaria lágrimas por esa persona por la que juré nunca más hacerlo. Haber tenido el tesoro del Titanic en tus manos y tu misma haberlo rechazado por conformarte con una foto es una buena lección aprendida. Pero que te des cuenta un dia que esa foto, que aunque no miraras era tuya y en un momento dado lo significó todo para tí, te la hayan quitado y destrozado. La han borrado de la faz de la tierra. Y a nadie le importa ya.

¿Cómo alguien que ha experimentado contigo la "felizad máxima y plena" puede rechazarlo sin la más mínima importancia? ¿Cómo puede borrar todo rastro y si te he visto no me acuerdo? ¿Cómo hemos llegado a este punto?

Seguro que sabéis cuales son esas relaciones que estuvieron al 200% y que ahora están al -50. Pero una cosa es lo vivido, y eso no se puede cambiar. No te puedes arrepentir de lo que has hecho, no puedes. Un gesto tan insignificante como un click con el ratón puede no ser nada y puede significar un avismo. Un agujero en tu vida cubierto de nada. Ni siquiera cubierto de negro, ni siquiera cubierto de blanco o del color del arcoiris o el más oscuro negro. La vida no es una película que se pueda cortar y pegar.

La vida está llena de capullos como tu que hacen que me hierva la sangre... si... ahora recuerdo porque cortamos... Ni siquier te odio. Eso sería sentir algo por ti, y no siento ni eso.

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.