lunes, 14 de febrero de 2011

PELIGROSO PODER

Qué peligro tener al alcance de unas palabras tanto poder. Que con decir “quédate aquí”, esas dos simples palabras, puedas cambiarle la vida a alguien. ¿Cómo vamos a saber usar ese poder, que aunque no digamos nada, ya estamos encaminando acciones? Las palabras hacen seguir un camino, pero el silencio hace seguir otro. Entonces, ¿qué hacer y decir? No puedo obligar a que alguien se pierda una oportunidad única por el egoísmo de que se quede a mi lado… Yo no soy así, sería incapaz. Siempre he sido de las que callan, y ahora no voy a cambiar.

Dos años lejos ahora mismo parece un abismo, un agujero negro que solo se llena de lágrimas que no encuentran el fondo. ¿Cómo voy a ser capaz de mirarme a los ojos sin recordar el futuro? ¿Cómo voy a ser capaz de esconder la tristeza que hasta un ciego ahora mismo vería en mis ojos? ¿De dónde voy a sacar fuerzas para animarle a irse?¿Cómo voy a secar las lágrimas antes de que manchen su camisa?

1 comentario:

  1. Mi querida Winding: Hay mucha tristeza en tus palabras y no me gusta verte así. Es verdad que las palabras tienen el poder de elevarte o hundirte. No dejes nunca que a tí te hundan.

    Brisas y besos.

    Malena

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.