domingo, 16 de enero de 2011

PAPELES

Entre horas y horas de estudio, me he dado cuenta, que la sociedad de hoy en día, le da demasiada importancia a... los papeles. Simples papeles a los que nosotros hemos dotado de tal significado que es incoherente. Y pensar que podemos llegar a pagar dinero, pero que mucho dinero, por una cosa como un simple papel... ¿Estamos locos, o que?

6 comentarios:

  1. Mi querida Widing: Tienes razón pero ...¿No vale todo el oro del mundo un papel donde están escritas las palabras de amor de la persona que amas? Todo depende del valor sentimental que tengan para nosotros.

    Buenas noches. Que descanses.

    Mil besos y mil rosas.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la nueva imagen del blog. :)

    ResponderEliminar
  3. No pagamos el papel, pagamos el símbolo que representa para nosotros. Y el valor que le demos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Y pensar que lo que llamamos dinero que compra tantísimas cosas también es sólo eso... papel.
    Un besín :)

    ResponderEliminar
  5. Hay papeles que otorgan la libertad, la existencia, que son un salvoconducto para seguir en el mundo, y sí, merece la pena pagarlos con sangre si es necesario, aunque evidentemente lo ideal sería que pudiéramos ser sin ser un número en un fichero o en un archivo informático.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. ESTAMOS LOCOS.
    Decirlo no me hace sentir mucho mejor y escribirlo...francamente,tampoco. Yo pago por papeles,asi que...
    un besito!!

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.