viernes, 17 de diciembre de 2010

ESTADO: LIBRE CUAL PAJARILLO

Respira un aire congelado, seco, que te hiela hasta la puntita de la nariz que ya la tiene roja del frío. Y está resfirada, pero le da igual, le encanta esa sensación del frío recorriéndole por fuera y por dentro. Ya no vale estar mala, ya no vale no poder hacer nada. ¡Ya puede salir a la calle!

Ahora le toca poner todo en orden. Tiene que ordenar el cuarto que ha dejado abandonado en los días intensivos de biblioteca, tiene que hacer las tareas atrasadas de la academia de inglés, tiene que ir a comprar todo lo que se le ha ido acabando y tiene que hacer mil cosas. Pero le da igual, ¡es feliz porque ya ha acabado! Y mejor de lo que esperaba.

Quien se acordará de estos pequeños inconvenientes si el año que viene están los dos juntos, lejos de todo lo conocido y seguro. En un terreno más movidizo que las arenas del desierto... ¿Quién se acordará de esta semana cuando vayan cogidos de la mano lanzándose miradas de complicidad con una pizca de miedo, hacia el sitio donde pasarán el resto del año?

2 comentarios:

  1. Me siento super idenficada con tu texto.. me ha encantado.. y el fondo de tu blog tb! me uno va? MUÁ

    ResponderEliminar
  2. Y para qué acordarse de nada de esto si cada día con él vas a crear miles de recuerdos.
    Si quieres pasarte por mi blog te cuento que tengo unos premios por si quieres unirte, te espero :)
    Un beesin ^^

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.