viernes, 10 de diciembre de 2010

ESTADO: CONDUCIENDO

Las luces del retrovisor le ciegan. Delante hay tanta paz... Se respira un aire casi congelado, no se mueve ni media partícula. Respira hondo y parece que se le pasa el dolor de cabeza. Atrás quedan las persecuciones y los ambientes cargados. Atrás queda ese calor insoportable que te aprieta contra los pulmones.

Solo puedes mirar alante en un intento de escapatoria. En un intento de pensar en el segundo que está viviendo, conduciendo, de noche, sin prisas, sin horarios que cumplir, sin compañías que inconscientemente ponen nerviosa. Sin nadie, ni siquiera el...

Solo tu y la noche. Solo tu y ese camino iluminado por una luz que no te deja ver más allá de cinco metros. Eso es lo mas fácil. Solo pensando en esos cinco metros vacíos de todo.

6 comentarios:

  1. un vacío que hay que llenar :)
    buen fin de semana :)))

    ResponderEliminar
  2. Amiga que bonito te ha quedado el blog,cariños.

    ResponderEliminar
  3. Vacio, al menos durante un momento.
    Pero se volvera a llenar, todo lo que sube, baja.
    Yo tambien te sigo!

    Un beso!


    EMME

    ResponderEliminar
  4. Vivir solo el momento es edificante, tan solo preocuparse de lo que sucede en el mismo instante es vivir plenamente...

    ResponderEliminar
  5. Eso es, vivir el presente, tendriamos que hacerlo con mas cosas...

    besinos

    ResponderEliminar
  6. Conducir te da mucho en que pensar, eh.
    (me gusta mucho el fondo de tu blog!)

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.