jueves, 7 de octubre de 2010

AMOR

Amor amor amor... todo el mundo quiere encontrar el amor de su vida. Todo el mundo quiere enamorarse, quiere experimentar esa felicidad, todo el mundo quiere encontrar su "media naranja"...

Y es que en los cuentos siempre hay finales felices. Los que los diseñaron los crearon para que creyéramos en algo. Para que tuvieramos una... ¿meta? en esta vida.

Pero toda moneda tiene dos caras. ¿Aguna vez te has parado a pensar todo lo que se puede perder cuando te enamoras? ¿Todo lo que pones en juego, a veces, sin darte cuenta?

Al querer a alguien dejas demasiadas partes de ti "a la suerte". Y nadie cree que le vaya a pasar. Todos o casi todos somos conscientes de lo mal que se puede pasar. Que con un mal movimiento nos podemos alejar de ese felices para siempre. Y sin embargo todos pensamos: si, es posible, pero eso a mi no me va a pasar.

Porque todos necesitamos creer en algo. Todos necesitamos tener fe y esperanza en que algo bueno va a pasarnos a nosotros, y que no seremos como todos los demás (¿si son todos será por algo no?). Nosotros no nos enfadaremos, lo nuestro nunca se terminará, nosotros seremos la excepción que confirma la regla...

Lo que no sabemos es que cuanto más queremos a una persona, más de nosotros mismos ponemos en juego. Lo que no sabemos es que cuanto más queremos a una persona, más poder le estamos dando para que nos destruya...

3 comentarios:

  1. Lo bueno es que mientras mas amas a una persona, menos atención pones en las boludeces propias y mejor te sentís.

    Tampoco es todo malo. jeje

    ResponderEliminar
  2. AMOR... sensaciones, problemas... miles de cosas que implica un sentimiento... Me gustó la entrada :)
    Chispas de Felicidad!

    D!SFRUTA!!

    ResponderEliminar
  3. Una entrada perfecta sin dudarlo! incríble!
    Un beso :)

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.