lunes, 6 de septiembre de 2010

DELEGAR

La clave esta en delegar. Se puede ser mayor y no querer darse cuenta o simplemente no querer aceptarlo, pero se es. Se puede ser acaparador y no querer cambiar, pero eso no le hace bien a nadie, y menos a ti mismo. Si he aprendido algo de la vida en estos años de carrera es que hay que saber delegar.

Yo me lo aprendí como un concepto mas a saber, a dar importancia. Pero nunca saque ese concepto fuera del mundo de los negocios hasta hoy.

Los padres pueden pretender prohibir a los hijos que hagan ciertas cosas, pero en el fondo, cuando nos revelamos, les duele porque saben que es verdad que no nos van a poder contener. Yo, si fuera madre, preferiría,por ejemplo, que mi hijo aprendiera a conducir conmigo al lado que que cogiera el coche a escondidas. Porque sabes que la vida de tus hijos al fin y al cabo es suya, y no puedes enseñar prohibiendo porque terminaran haciendo lo que quieran pero a tus espaldas, lo que yo creo que es peor.

Hay que saber aceptar que llegado un punto, les toca el turno a los demás. Si bien es cierto que puede que no hagan la actividad en cuestión mejor que tu, pero tu, tampoco naciste sabiendo. Has aprendido gracias a que otra persona en su momento te dio esa oportunidad, has aprendido porque otra persona en su momento decidió que que tu te equivocaras y lo arreglaras con su ayuda era mejor que hacerlo siempre perfecto el mismo, hasta que no pudiera mas y tuvieras que aprender a base de porrazos.

Delegar, esa es la clave. Darles a los demás una oportunidad.

5 comentarios:

  1. Tienes mucha razón en ciertos aspectos
    voy a intentar delegar más seguido :)


    Besotes

    ResponderEliminar
  2. algo sobre eso he leído sí :) todos tenemos que aprender :)) delegar y ayudar son dos buenas opciones :)) un besoteeeee :)))

    ResponderEliminar
  3. Es una gran verdad!
    Nunca se debe prohibir demasiado, porque hay mil maneras de hacer las cosas bien :)

    DISFRUTA!!

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.