miércoles, 8 de septiembre de 2010

COMO EN CASA

A lo lejos oye el sonido del gallo. Abre los ojos a la vez que una sonrisa se le dibuja en la cara. Un nuevo día comienza y a su parecer, no puede ser mejor. El sol empieza a salir entre la niebla y las frías ráfagas de viento golpean su cara juguetonamente cuando abre la puerta. Tiene frío pero prefiere quedarse un poco mas a mirar el paisaje.

Unos calientes brazos la rodean con una manta y la acogen por detrás sumergiéndola en un cálido abrazo, como si le hubieran leído el pensamiento.

Y en su interior se encuentra asombrada por sentirse en casa estando tan lejos. Él, como adivinando sus pensamientos, le susurra al oído: mi casa está donde estés tu. Ella se da cuenta que tiene razón, siempre que esté con el, se sentirá segura, se sentirá protegida... se sentirá como en casa.

6 comentarios:

  1. No hay nada como el hogar ¿Verdad? =) el refugio que solamente la persona amada puede proporcionar.

    ResponderEliminar
  2. Y no hay mejor sitio que estar como en casa, y si estar como en casa es alguien a quien quieres, es más que genial!
    Un beso de nube de golosina quemada!

    ResponderEliminar
  3. Home sweet home.
    "Unos calientes brazos la rodean con una manta y la acogen por detrás sumergiéndola en un cálido abrazo, como si le hubieran leído el pensamiento. " Mi trozo preferido.

    Gracias por pasarte por mi blog. Te sigo soñadora.
    Besos helados.

    ResponderEliminar
  4. y su lado favorito de la cama es ella también, a qué si? :)

    ResponderEliminar
  5. Es tan lindo lo que escribis, creo que no hay nada mas lindo que alguien haga sentirte como en casa :).
    besos!

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.