lunes, 19 de julio de 2010

LETTRES DE TOURS: MARCHER

Va caminando sin rumbo fijo. Los pies la llevan sola como si hubiera hecho el camino miles de veces. Sin importar que este en otra ciudad, sin importar que sean otras calles. Y cuando alza la vista se encuentra delante de ese gran puente blanco que tantas veces ha visto

Inconscientemente deja caer la mano sobre el agua fresca. Se siente tan bien, tan ligera. Y ahí está físicamente, pero su cabeza esta lejos, muy lejos de ahí.

Y un corazón en alguna parte late al compás del suyo. Dos pensamientos se cruzan y la brisa del aire lo confirma. Respira ese aire fresco que tanto le gusta y que a veces es tan difícil de conseguir. Hay... si pudiera respirarlo todos los días. Y cuando quiere pensarlo se da cuenta que ha tardado en llegar demasiado y aún cuando ha llegado no es de forma continuáda. Pero una atrevida ráfaga de viento le pone el vello de punta y le dibuja una sonrisa en la cara. Si, ella también cree que durará mucho tiempo.

3 comentarios:

  1. wooooowwwwwhhh qué bonito :)) me encanta!! :))

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito. Al menos los corazones laten al mismo tiempo; creo que es una señal de que la distancia pierde importancia.

    ResponderEliminar
  3. Una ráfaga de viento simboliza un nuevo aire en la vida, un cambio de entorno, de eso que tanto necesitas para respirar.
    Supongo que yo pensaré eso el día que me encuentre delante de la torre Eiffel, para mí simbolizará ese puente blanco que mencionas, esa cosa que tantas veces hemos visto en la distancia y que siempre soñamos poder ver ante nosotros.
    Ese día vendrá una ráfaga de viento que nos indique que no es un sueño.

    Me gusta tu blog
    Un saludo muy fuerte
    Te sigo ;)

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.