jueves, 8 de julio de 2010

LETTRES DE TOURS: INTERNATIONAL

Levanta la vista de su folio y si, allí siguen, es verdad. El tiempo se ha paralizado. Toda la gente ha venido de los más distantes países para hacer lo mismo: aprender francés.

En mi clase hay cinco chicos de Malasia, solo llevan aprendiendo francés 1 mes. Hay una china, un pakistaní, una chica de Etiopia, una chica árabe, una chica de Afganistán, una canadiense, una venezolana, una newyorkina y yo, una española.

Es como si al entrar a clase el mundo se parase. Si te sientas en la puerta y observas no verás dos personas que vistan igual, que anden igual, o que tengan el mismo tono de piel. Me parece increible, en el sentido mas literal de la palabra, como puede haber personas que crean que la gente es mejor o peor por el simple hecho de ser diferentes físicamente.

Hoy en clase nos hemos reido y hemos hecho bromas como si nos conocieramos de toda la vida, y eso con las pocas palabras que sabemos en francés. Es digno de admirar como personas que no se entienden apenas intentan ayudarse mutuamente. Como lo intentan y lo intentan sin desesperar, sin sentir por una milesima de segundo que estan solos lejos de sus paises sin conocer a nadie. Sintiéndose como en una gran familia. Exactamente como en una familia de 14 personas.

Es increíble lo que es capaz de hacerse con un poco de ganas de vivir.
Esta esperiencia está siendo icreíble. Y pensar que no quería venir...

5 comentarios:

  1. ¡buenisima reflexión niña!!!un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Tiene que ser increíble!!

    DISFRUTA!!

    AMOR!! Y FELICIDAD!!

    ResponderEliminar
  3. Le français est tres jolie!!!!

    Disfruta mucho y verás que experiencia tan bonita, y sobretodo, que personas tan increíbles te vas a encontrar

    ResponderEliminar
  4. Disfruta!! que eso es lo importante, :)

    Un besito grande!

    ResponderEliminar
  5. ula lá!
    q lindooo relato!
    me encantò besito grande!

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.