domingo, 25 de julio de 2010

LETTRES DE TOURS: DERNIER SEMAINE


Ya queda menos. Dentro de poco todo terminará y formará parte del pasado. ¿Por qué? A veces pienso que hubiera sido más fácil si no me lo hubiera pasado bien, si no me hubiera gustado. Entonces solo habría querido que pasara un mes. Ahora quiero congelar el tiempo, y eso es una tarea un poco más difícil.

Quiero pararlo todo y ya no puedo. Quiero grabar en mi retina cada facción, cada detalle, cada palabra, cada color. Cada simple hoja del árbol que veo desde mi ventana. Cada pájaro que alza el vuelo delante mía y cada ramita que llevan para construir el nido.

Quiero grabar cada nombre, cada sitio que he visitado. Quiero alargarlo, estirar el tiempo como un chicle. No me quiero ir y esta semana se va a pasar más rápido que un suspiro... lo sospecho.

Quiero volver a ver ese pequeño camino que se adivina entre las ramas de los árboles en el que por las mañanas ves a gente corriendo. Quiero volver a abrir la ventana y oir los pájaros de día. Y quiero dormir y escuchar los patos que me dicen adiós por la noche.

Quiero volver a descubrir por primera vez que los patos comen hierba y volver a ver a mi amiga asustarse porque se acerca demsiado. Quiero volver ir a comer a la creperia con toda la clase y volver por la noche a tomar algo a la ginguette. Quiero volver a pasar por la calle que de noche está mas oscura que la boca del lobo con las llaves en la mano y cuando esté delante de la puerta ver a alguien muy lejos, querer abrir corriendo la puerta y reirme de mi misma por tener miedo. Quiero volver a ir a clase y escuchar los efectos especiales de sonido que los malesianos nunca se pueden contener. Quiero volver a pintarme la bandera de españa en la cara y emocionada estar nerviosa por un partido de fútbol, deporte que ni siquiera me gusta. Quiero volver a despertarme por las mañanas con el sol bañándome la cara y a las cuatro horas estar empapada corriendo debajo del paraguas. Quiero volver a mi "pequeño campo grande" y tumbarme en el suelo y como si se hubiera detenido el tiempo escuchar el susurro delajo del francés mientras veo como las hojas de los árboles vienen a hacerme compañía.

En este mes he aprendido mas cosas que en mucho tiempo, y no solo cosas de Francia o relacionadas con el francés. He aprendido que conocer y aceptar son dos de las cosas mas importantes en la vida. He aprendido que la vida hay que vivirla, porque las oportunidades pasan rápido e intentar aprovecharlas lo máximo posible. He aprendido que a diferencia de lo que mucha gente piensa, a mi me encanta observar a la gente pasar vestida de las más diferentes formas. Me he comunicado con gente que nunca se me ocurriría que podría comunicarme tan bien como lo he hecho. He aprendido tantas cosas que no puedo ni explicar...

Si antes de venirme alguien me hubiera dicho lo que pasaría, creo que no le hubiera creido.

1 comentario:

  1. cuántas veces he querido congelarme en un instante. Es imposible, pero siempre nos queda disfrutar el momento y después echarlo de menos

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.