jueves, 1 de julio de 2010

COMPTE À REBOURS

¡Me han cambiado de familia! A tres días de irme a Francia me han cambiado de familia. Y la verdad, estoy más aliviada. La familia de antes me ponía varios inconvenientes y cuando me han dicho el cambio me he dado cuenta que mas que el miedo a ir tenía miedo de la familia, de que no me tratara como yo esperaba.

En dos días me voy... y lo veo tan cercano ya. No hay vuelta atrás. Ya solo empieza la cuenta atrás. Espero al fin y al cabo estar a gusto y pasarmelo bien, aunque prefiero no hacerme muchas ilusiones. Es mejor pasartelo bien cuando no tenías muchas esperanzas que pasartelo mal cuando si las tenías.

Bueno, me voy a seguir con mi examen de mañana. ¡El último por fin! Y luego a hacer la maleta a contrarreloj.

6 comentarios:

  1. mucha suerte mañana y no te dejes nada fuera de la maleta!! :)))

    ResponderEliminar
  2. Me alegro por lo del cambio de familia.

    Espero que el examen haya ido bien

    BON VOYAGE!!!

    ResponderEliminar
  3. Jo. Yo siempre he querido hacer lo que vas a hacer tú, solo que a Irlanda... algún año seré valiente y pondré rumbo Dublín... quien sabe!

    Tomate las cosas como te vengan... yo estoy segura de que te lo vas a pasar increíble y volverás con una sonrisa de Francia. Ya nos contarás. Mucha suerte con todo, con el exámen y con la aventura

    :)

    ResponderEliminar
  4. Bonne chance, ma chère amie!!

    Mille baisers et mille roses.

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.