domingo, 2 de mayo de 2010

SILENCIOSAMENTE ARRINCONADA

Si, el sol es amarillo, pero nadie la cree. El sol es caliente pero nadie lo quiere comprobar, de sus bocas solo sale un no. Es más fácil enfocar el enfado contra los demás, así no hay que enfrentarse con uno mismo, por que, en el fondo, somos nosotros los que tenemos las respuestas y a veces simplemente no las queremos ver.

Y después de aguantar tantas culpas sobre ella, no puede más. Quiere poder decir que el sol es amarillo pero le sale un simple "el sol no es azul". Y poco a poco, solo puede articular un culpable silencio. Día a día se acostumbra más a que la hundan. Una y otra vez siente que no tiene mas fuerzas. Siente que no sirve para nada...

Y se acostumbra a que se equivoquen, y aún estando en evidencia, no pedir perdón. Se acostumbra a que simplemente este ahí porque sobre alguien tienen que recaer las culpas.

Y poco a poco pasa del centro de la habitación a un solitario rincón.

6 comentarios:

  1. Dile que para mí sigue en el centro:) un beso muyyy grannndeeee:)))

    ResponderEliminar
  2. Ese rincon que aunque a veces lo dude, tambien me conoce...

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Cómo nos destroza el orgullo. Y cómo quema ese rincón...pero poco a poco se irá quedando dormida... y cuando despierte quizá pueda mirar al sol con otros ojos, y decir que está de un amarillo que da vida.

    :)

    guapa

    ResponderEliminar
  4. Espero que no llegue al rincón...

    ResponderEliminar
  5. Es más fácil admitir el fallo ajeno que el de cada uno... Puede resultar incluso doloroso hacerlo.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Mi querida Winding: Hay que sacar fuerzas y si tienes razón hay que luchar por ella porque sino corres el riesgo de que se te ignore y ¡eso nunca! Una persona vale demasiado como para que se le ignore.

    Mil besos y mil rosas.

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.