miércoles, 19 de mayo de 2010

EGOISTAS

A veces las personas nos encerramos tanto en nuestro mundo que no nos damos ni cuenta de lo que pasa a nuestro al rededor. Hay miles de personas ahí fuera que están sufriendo de verdad mientras nosotros nos quejámos egoístamente de que hemos tenido un mal día...

9 comentarios:

  1. tienes razón... No más quejas:) biquiñosssss:))

    ResponderEliminar
  2. Así es... tienes toda la razón con lo que dices. Pero cada uno tiene su historia y no es ni más o menos importante según el punto de vista.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Mi querida Winding: Hoy mi comentario va a ser proponerte que vayas a mis enlaces y busques el de "Alijodos", entres en su blog lo leas y veas el video. Estoy segura de que te gustará y te hará sentir mejor.

    Mil besos y mil rosas.

    ResponderEliminar
  4. Es que somos muy egocentricos y solo nos miramos el ombligo...

    besinos guapa

    ResponderEliminar
  5. Es cierto pero hasta cierto punto...
    Es que hay veces que tenemos tantos problemas y preocupaciones que el tiempo ni nos alcanza para solucionarlos y es por eso que no podemos detenernos s pensar en alguien mas...

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. ¡Y qué mal día...!
    Cuídate mucho.
    Un besito!

    ResponderEliminar
  7. Somos así... Nos parecen más importante nuestros pequeños problemas que los de los demás, por muy importantes que sean...

    ResponderEliminar
  8. Es así, y realmente cuándo muchas veces escuché los problemas que tenían otras personas me pregunté porque me hacía problema por una cosa sin importancia?
    Pero bueno, de todo se aprende:)

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.