viernes, 9 de abril de 2010

EL PLAN

Tenía un plan. Si, lo tenía. Tenía un plan, todo estaba previsto. Lo que iba a hacer y la explicación que iba a dar. Lo que iba a tardar, y prácticamente lo que iba a sentir.

Vale, no tenía ningún plan, pero sabía que algo tenía que hacer y pensaba que algo se me ocurriría sobre la marcha. Y las teclas se precipitaron antes de que me pudiera dar cuenta.

Intenté hacer un plan, intenté creerme que lo que estaba haciendo lo hacía por algo. Pero ahora solo me limito a concentrarme en respirar, minuto tras minuto. Solo me concentro en que pronto va a terminar, me concentro en que a cada segundo, es un segundo menos que tengo que pasar para lograrlo. Y todo ha dado la vuelta.

Ahora no tengo tan claro el objetivo del plan, y me concentro en buscar uno más fácil de explicar. Me concentro en buscar un fin que pueda explicar con coherencia, que pueda defender, aunque sea ensayando un papel.

Pero creo que alguien se ha encargado de modificar MI plan. Alguien ajeno a mi. Quiero terminarlo, me gustaria gritar el por qué de todo esto. Pero ¿quién me lo va a decir?. Sin embargo me da pánico el tener que hablar, el tener que enlazar palabras vacías para no herir a nadie, para no dejarme al descubierto...

Respira hondo, empieza la actuación.

3 comentarios:

  1. hola niña por aqui visitandote,un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Improvisa... los planes siempre salen mal.

    ;)

    ResponderEliminar
  3. Hola!

    Que extraño leer esto precisamente hoy que me levanté con la sensación de no tener nada bajo control.

    Un beso :)

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.