martes, 13 de abril de 2010

TE ESCRIBIRÍA

Te escribiría una canción con la rima de las notas saliendome del corazón. Te escribiría un bello poema en el que las palabras se siguieran como si hubieran nacido para ello.

Pero no soy ni cantante o compositora ni poeta. Solo puedo ofrecerte esta duda que me reconcome por dentro...


(Espero que al menos se coma lo que estorba para poder, por fin, localizar la verdad)

8 comentarios:

  1. Que no es poco!
    Cambié de blog ;)
    un besito!

    ResponderEliminar
  2. es una buena opción :) un biquiño... :)

    ResponderEliminar
  3. Asi sera.
    Al final, siempre se recupera la verdad.

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Awww tus textos siempre son bellísimos pero éste en particular me ha encantado.
    Pueden escribirse mil poemas o canciones y éstos sólo hacen una comparación que se queda corta si tratamos de manifestar sentimientos.
    Esa duda que mencionas seguramente se acerca más a lo que sientes, que cualquier cosa que pueda ocurrir ya sea en tu pensamiento, o en el de cualquier otro ser humano.
    Un abrazo, muah!

    ResponderEliminar
  5. Eso debería ser suficiente.



    ¡Un saludo muy grande, maja :)!

    ResponderEliminar
  6. Yo soy cantante, en mi casa ¡Je,je!

    Poeta... pues lo intenté, pero... nada, que no sé, a pesar de tener un padre poeta, que es capaz hasta hacerlas de cabeza.

    De todas formas, aunque quisiera, no creo que tuviera fuerzas para escribir a nadie y quizás es que tampoco nadie especial existe para mí o yo no sé buscarlo o ando ciega, como siempre. Es todo tan vacío a veces... a veces, sólo son luces fugaces que tarde o temprano se perderán en el firmamento. Pero, no hay por qué amargarse, sólo intentar vivir lo mejor que podamos. Aunque siempre hay regla con excepción. Mi madre es una de las afortunadas. Ojalá yo tuviera a alguien así, que siempre fuera contigo, incluso en la distancia.

    Un saludito.

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.