lunes, 26 de abril de 2010

LA LEY DEL MÁS FUERTE

Aquí reina la ley del más fuerte. No importa lo que hagas, todo vale. Si no comes, te comen. Y cuando un mal mayor acecha escondido entre la hierba saliendo solo en momentos egoístas, para desquilibrar lo poco que esté equilibrado, ni siquiera eso basta. La ley del más fuerte. Nunca lo olvides. En el mínimo descuido el egoísmo de algo mayor puede ganar e incluso entonces, todo vale. Mientras tanto, la guerra sigue.

Que tu te pares no significa que el sol se quede en el mismo punto, sin moverse. Que tu no respires no significa que tu corazón deje de latir. Que no quieras pensar en ello no significa que no exista.

¿Sábes? eres muy buena jugando a ese juego. El único problema, es que yo no quiero jugar mas. No con esas reglas. Estoy harta de este juego estúpido.

Solo quiero no estar pendiende de quien tengo cerca que me pueda pisar. Solo quiero que me dejes en paz. Vivir mi vida. ¿Tan patética es la tuya que la basas en torno a mí? ¿Que parece que necesitas hundirme para sentirte superior?

Lo que no mata hace mas fuerte ¿no?. ¡Que suerte tengo entonces! ¡Dentro de poco seré como Hércules!.

Y mientras tanto... solo reina una cosa: la ley del más fuerte.
El único objetivo en común: sobrevivir. Ni siquiera me he dado cuenta en que momento empezó a no importar como lo hicieras, ni a quien tuvieras que pisar para conseguirlo. Ni siquiera me dí cuenta cuando empezó a ser mejor si pisoteabas al de al lado sin miramientos.

3 comentarios:

  1. Si cuanta razón tienes es un juego de ciegos, mudos y sordos, personas ausentes de la verdadera vida, no hay que jugar, corremos el riesgo de quedar como ellos inútiles para amar.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Con esa ley o no, lo que prima y primará siempre es sobrevivir.
    ¿Hay algo más de trasfondo?
    Hércules o no, todo juego tiene sus trampas.
    Suerte, y un besito! ;)

    ResponderEliminar
  3. Si, sobrevivir d acuerdo con maRini =)

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.