miércoles, 28 de abril de 2010

ALAS

Poco a poco constante, me encargue de tener los pies bien en la tierra. Siempre con los pies en la tierra. Pisando, quizás, demasiado fuerte, pero siempre en la tierra.

Y después de un parpadeo, abro los ojos. Y me encuentro con las alas cortadas. Muy cortas. Pluma a pluma, igualandolas. Dejándolas tan chicas que eran practicamente inapreciables. Como querer que el sol y la luna se vean a la vez. Se ve una vez cada muxo tiempo. Y no me di cuenta que cuando miras a derecha, es imposible mirar a la izquierda a la vez.

Y al abrir los ojos veo que quiero volar pero ya ni me acuerdo como. No puedo, no se. He cortado demasiado las alas. Ya no aguantan el peso.

3 comentarios:

  1. Tranquila . . . poco a poco, con tu fuerza de voluntad y con ganas, se alargaran, tanto, que podras volar ;)

    ResponderEliminar
  2. es como los pezqueñines, hay que dejarlas crecer :) un biquiñoooo :))))

    ResponderEliminar
  3. Yo estoy exactamente igual, pero todo de a poco y con esfuerzo de puede, ya todo de a poquito va a estar mejor, es una de las pocas cosas que aprendí.
    Muchisima suerte!

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.