sábado, 13 de marzo de 2010

CAMINANDO

¿Cómo podía ella haber caminado tanto sin darse cuenta? Y de repente se encontraba mas cerca que nunca de la estrella. Si extendía los brazos en su dirección casi podía tocarla. Podía sentir como su energía pasaba hacia ella. Como la llenaba de calor y de tranquilidad.

Y la había visto tan lejana la primera vez. Mirándola desde la cama. Estaba tan cómoda y calentita alli metida que ni se le había pasado por la cabeza que le gustaría el camino, mucho menos que lo recorrería casi sin darse cuenta. Y entonces abrió los ojos. Se dió cuenta que todo había sido un sueño, pero había sido tan bonito y tan real...

Pero al irse a levantar sus pies rozaron algo que no había estado alli al acostarse. Casi imposible de notar sumergido en la oscuridad del cuarto. Palpándolo no averiguaba adivinar que era, pero al mirarlo fijamente se dió cuenta que empezaba a asomar debilmente un pálido resplandor.

11 comentarios:

  1. ¿La estrella?, Espero que si

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Un pequeño resplandor que con los minutos se volverá mas intenso... me gustaía supieras las emociones que causan tus letras en mí... y las lágrimas que robas a mis ojos, pero me gusta perderme en tu sentir... es una hermosa entrada...

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Maravilloso sentir, expresas dando sensibilidad a la mirada que te lee.
    un cálido abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Pues ojalá le traiga cosas buenas ese resplandor.

    ¡Beso!

    ResponderEliminar
  5. :D me gusta cuando los sueños se vuelven realidad. Cree siempre en tus sueños, no importa cuanto te digan que es imposible, si tú crees en ellos se harán realidad, un beso.

    ResponderEliminar
  6. Muy lindo texto.
    Me gustó el header que pusiste, le dan un cambio al blog.
    Besos y abrazos.
    Cuidate.

    ResponderEliminar
  7. Que lindo:) un besito enorme sigo tu blog♥

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.