viernes, 5 de febrero de 2010

PROMESAS

No quiero más promesas frágiles que se van con el viento. No quiero más promesas por muy convincentes que parezcan. Simplemente no quiero más promesas...

No quiero que me hagan promesas aunque sea por cosas cotidianas. No quiero que me hagan promesas, prefiero no ilusionarme por cosas que luego no se van a cumplir.

No se, puede que sea una protección que intento hacer al rededor mía. Puede que sea que no quiero sufrir de nuevo por promesas que se las lleva el viento. Puede que sea que creía tanto en las promesas que ya he escarmentado lo suficiente. Puede que prefiera no ilusionarme para luego llevarme una desilusión mayor.

Puede que simplemente para mi haya perdido la magia...

15 comentarios:

  1. Tienes razón, las promesas nunca se cumplen, por eso yo no prometo mas, solo me prometo a mi misma que si fallo sabré perdonarme.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. las promesas mi amiga es un tema muy dificil porque por lo general suelen no cumplirse,besos

    ResponderEliminar
  3. Cada vez que alguien me promete algo casi instintivamente la rompe.Deje de creer en ese tipo de magia hace mucho tiempo pero a veces me olvido y vuelvo a creer,a creerles,y vuelvo a lastimarme otra vez.
    Se fuerte que lo que no te mata te fortalece.

    ResponderEliminar
  4. Justamente hoy pensaba en las promesas, no se porque parece ser imposible que la gente se guarde sus promesas. Creo que es fácil hablar del futuro basandonos en el presente, pero sin duda tiene más valor hablar del presente durante el mismo.
    Además de que, como tu dices, suele ser la puerta perfecta para la entrada de la desilusión u.u
    Creo que es bueno ser prevenido pero sin llegar a tener miedo, éste no nos deja ver con claridad los peligros a los que posiblemente nos enfrentamos y al tener la vista nublada, es aún más dificil superarlos.
    Te envío un abrazo esperando que estés muy bien, muah!!

    ResponderEliminar
  5. Asi es.
    Las promedad son tan mal utilizadas que en eso terminamos.
    No creemos mas en ellas, les quitamos seriedad, y no queremos oirlas nunca mas.

    Son algo tan bonito que se deberian de valorar muchisimo mas,


    Besos!

    ResponderEliminar
  6. No me gustan las promesas a mi tampoco, salvo en cosas muy puntuales.

    no hay que esperar de los demás, asi , lo que te dan, es un regalo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Odio las promesas, quienes insisten en prometer algo suelen ser luego los que las incumplen. Besos! =)

    ResponderEliminar
  8. Yo tampoco quiero que me hagan promesas, porque simplemente la mayoría de ellas no se cumple. La gente no sabe cumplir con lo que dice.

    ResponderEliminar
  9. No se puede acapar la magia para sí por mucho tiempo. Viene, se va...PERO VIENE DE NUEVO.
    ¿Promesas? Es lo mismo que decir nada.
    un besito gordo,gordo!

    ResponderEliminar
  10. Cumplo mis promesas, Siempre, quizás porque no suelo hacer muchas.
    A pesar de que no te gusten, te prometo estar aquí siempre que me necesites.
    Me gusta tu forma de escribir cada día más.
    Besicos

    ResponderEliminar
  11. Las promesas sólo han de hacerse cuando se sabe que se van a cumplir.
    También vamos conociendo mejor a las personas tanto por sus cumplimientos como por sus faltas.
    Buen fin de semana

    ResponderEliminar
  12. ODIO las promesas... con todas mis fuerzas.


    P.D. Yo nunca suelo prometer nada...!

    ResponderEliminar
  13. pienso como vos.
    siempre cuando me dicen que me prometen tal y tal cosa les respondo lo mismo que no prometa cosas que no va cumplir, no creo en las promesas porque estan hechas muchas veces de palabras y a ellas se las lleva el viento.lo que se valoran son los actos que poseen resultado no promesas que obtenemos como fin vacíos y dolores.
    beso grande!

    ResponderEliminar
  14. La magia se vuelve a encontrar en otros lugares, con otra gente.
    Ademas las promesas siempre mienten, y duelen.

    Un beso :)

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.