jueves, 4 de febrero de 2010

LA CANTERA

Se levanta de la cama y presiente algo en el ambiente, algo raro. Se levanta y sale a la calle y de repente se encuentra en medio del bosque. Mira atrás y ya no está su casa donde un paso antes había estado el suelo de la entrada. Atrás no hay nada.

Decide hacer lo único que puede, seguir adelante. Empieza a andar. Prodría ser una soleada mañana como cualquier otra, de primavera por ejemplo. Una piedra aparece delante suya y como si de nada se tratase la salta. Va caminando y esto se repite varias veces. Cuando, al cabo de un rato lo único que hace es saltar una y otra piedra cada vez más grande. Mira al suelo dejando a un lado el maravilloso cielo raso y se encuentra con que está en una cantera. Es algo tan inmenso y grandioso... pero cada vez le es más difícil caminar sin dificultad.

Piensa que todo está perdido, que ya no puede seguir más. El camino de atrás se ha borrado como si nunca hubiera existido, el camino de delante ni se ve oculto bajo las piedras. Se sienta a esperar. Pero al cabo del rato se da cuenta que no puede sentarse a esperar que la ayuda le caiga del cielo, que está sola y que la única compañía que tenía, un precioso pájaro que la había acompañado desde el principio, es demasiado pequeño para ayudarla. Tiene que hacerlo ella sola. ¿Pero cómo?

Pasado un rato se da cuenta que ya ha pasado piedras más grandes antes, y que lo ha hecho ella solita, sin necesidad de nadie más y que no se había hecho ni un insignificante rasguño. Poco a poco recuerda como era caminar, y más tarde como era saltar dejando el miedo atrás.

Poco a poco se pone de pie y empieza a caminar creando su propio camino. Tras un largo rato se da cuenta que la fatiga le consume poco a poco pero que el camino últimamente ha sido demasiado tranquilo. Mira atrás y ahí está, otra vez no hay nada detrás y esa nada se ha tragado la cantera. Por delante solo queda un bonito valle y a lo lejos humo sale de una chimenena que le resulta enormemente familiar. Con una sonrisa en la boca, y dándo el último empujón hecha a correr.

19 comentarios:

  1. me recuerda un emepzar de nuevo, un vivir el presente y también me ha venido a la cabeza "las crónicas de NARNIA"

    Besinos

    ResponderEliminar
  2. Ains... me encanta! es preciosa esta entrada, refleja muy bien que en la vida debemos superar los obstáculos que se nos pongan por delante... Besos! =)

    ResponderEliminar
  3. Esta entrada me deja una agradable sensación a esperanza... ilusión.

    Inspiradora.

    Gracias!

    ResponderEliminar
  4. me ha encantado!! :)) por un momento me ha parecido que leía un cuento clásico de andersen, y ahora de nuevo, como al releerlo, ya de mayor (un poco más sólo:) me ha hecho sonreír :)) genial!!!

    ResponderEliminar
  5. a mi tanbién me ha encantadooo!! ^^

    besos

    ResponderEliminar
  6. Yo todavía estoy en la cantera, esperando sentada.
    Muy bueno enserio.

    ResponderEliminar
  7. Las personas no tenemos ni idea de la gran fortalezaque tenemos hasta que vamos sobrepasando con éxito los obstáculos que nos pone la vida.
    Tú lo demuestras perfectamente con tu texto.
    Me gustó leer tu fuerza, tu lucha y tu triunfo.
    Un beso, preciosa

    ResponderEliminar
  8. Aunque uno caiga, siempre hay que levantarse y continuar el camino luchando y salvando los obstáculos que se nos ponen delante.
    Siempre arriba hasta llegar a la meta final.
    Buena entrada la de hoy.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Especial y grandioso cuento me encanto, la enseñanza que conlleva de jamas rendirse ante la adversidad y el ser valiente me llego profundamente, muy bueno winding me ayudo mucho en esta hora...
    Besitos
    Janeth

    ResponderEliminar
  10. Esa es la vida. Lo malo, es que mucha gente se queda estancada con las piedras. Creen que no pueden con ella, o esperan a que pase alguien por su camino. Y eso no va a pasar, o casi nunca pasa.

    Así que hay que labrarse el camino, poco a poco, y con una sonrisa radiante que demuestre que estamos decididos a encontrar una casa con chimenea al final.

    Un abrazo ^^

    ResponderEliminar
  11. Letras tan llenas de ti, de ese canto que tu alma siempre regala a la mia, siempre que te leo regalas algo nuevo a mi alma, gracias preciosa, es un placer leerte siempre.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Siempre hay que seguir caminando, no imortan los obstaculos amiga, un dia llegaremos a la meta. Besos, cuidate.

    ResponderEliminar
  13. Me encanta la sensacion que me produjo este escrito!


    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Qué bonita historia, la fe mueve montañas al fin siempre nos saca de esos momentos de indecisión, me gusto muchooooooo.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Cada día me gusta mas visitar tu espacio :)

    Genial entrada

    Un beso entre realidades y ensoñaciones.

    ResponderEliminar
  16. Realmente tenés algo que aveces a otros les falta, tenés algo que es realmente bello, en la manera de escribir:)

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Estoy segura de que será capaz de llegar :)

    ResponderEliminar
  18. Jo! Tu historia es como una barrita energética:)))) biquiñossss!!

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.