miércoles, 13 de enero de 2010

LA NIÑA Y LA FLOR

La niña sonríe mirando el sol mientras le calienta la cara. Una flor lucha tímida por hacerse paso entre la hierba para poder acariciar un rayito se sol. La niña contempla sus esfuerzos por hacerse más grande, por ser un poquito más alta que la hierba que hay a su alrededor.

La niña se acerca y tira con cuidado de no quitarle ningún pétalo y alza los brazos hacia el sol con la flor entre sus dedos. Contenta de que ha ayudado a la flor, de que ahora le llega todo el sol que necesita la vuelve a dejar en su sitio, pero ya no puede... la flor ya no se mantiene en pie.

Pasan los días y la niña contempla la evolución de la flor, para ver si le sirvió de algo que ella, inocentemente, le ayudara a exponerse a los cálidos rayos de sol, pero la flor, cada vez más rápido se marchitaba tirada entre la hierba... sin vida.

8 comentarios:

  1. Muchas veces las cosas que tenemos se mueren en nuestras manos sin darnos tiempo a nada...
    Sin tiempo para verlas crecer, para darles nuestro tiempo y un pedacito de nuestro ser...
    Eso fue lo que me provoco tu texto...


    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Es cierto, a veces pensamos que podemos ayudar, mas no es asi, tus palabras me recuerdan un cuento que mi mamá me contaba de niña, de las mariposas y cuan corta es su vida, asi como las flores, mas no olvidar que en esa su corta vida que nosotros percatamos, ellas viven toda una vida plena.
    Un placer como siempre leer tus textos
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. ¿Eres la flor ó la niña?
    Muy bonito, cielo
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Emibel, soy la niña que intentando ayudar empeora las cosas. Ya no se que hacer, ya no se si quedarme quieta empeorará o mejorara.
    Janeth, tienes razón... pero no se yo si esta lfor vive una vida plena.
    Nada mas importa, si, a veces se mueren sin darnos tiempo siquiera a reaccionar.

    Gracias por vuestros comentarios. Un besito =)

    ResponderEliminar
  5. La inocencia de la niña es encantadora... la realidad en cambio es triste, como suele ser... seamos siempre niños.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. A veces, queriendo ayudar, no nos damos cuenta del daño que provocamos en el otro...

    Eso nos entristece, porque no entendemos lo que ocurre...

    No hay nada como prestar atención antes de ponernos en movimiento para actuar...

    Win: no te subvalores, puedes hacer cosas muy positivas, lo sabes. Todos nos equivocamos alguna vez, pero se aprende de los errores.

    Un abrazo mi niña

    ResponderEliminar
  7. Triste historia amiga. Mejor qudarse quieta. Besos, cuidate. Lindo leerte.

    ResponderEliminar
  8. HERMOSA INOCENCIA LA QUE VISTEN TUS PALABRAS BIEN DICHAS... UN ABRAZO FUERTE...

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.