domingo, 24 de enero de 2010

A KILOMETROS DE DISTANCIA


Unos grandes ojos miran al horizonte intentando mimetizarse con el entorno que le rodea. Una amplia vocanada de aire con sabor a pino entra por su pequeña nariz respingona. Un pequeño vaivén del coche le devuelve a la realidad. Tantas veces ha recorrido el mismo camino... Todavía va por los grandes campos de olivos pero pronto verá a lo lejos esos llanos campos amarillos que van y vienen con el viento, esos grandes sombras cobijadas bajo los altos pinos...

Baja la ventanilla y el viento descoloca su melena alocadamente, con fuerza y vehemencia. Por un momento se siente como un pájaro, libre. Va a donde le gusta. Sus preocupaciones se quedan atrás. A muchos kilómetros de allí.

Y sabe lo que le espera. Constante como siempre pero en sí un cambio. No puede contener las ganas que tiene de que por fin llegue a su destino.

Pero como todo lo bueno, alguna vez tendrá que llegar a su fin. En un simple parpadea ya ve a lo lejos esas motas de verde que pronto lo rodearán todo.

23 comentarios:

  1. ¡Qué bien sienta irse de vez en cuando a kilómetros de distancia! sin que nadie te moleste, ni perturbe... y en el campo mejor que en cualquier otro sitio... =)
    Un beso fuerte!

    ResponderEliminar
  2. Precioso texto..
    Como siempre :)
    ¡Un beso! <3

    ResponderEliminar
  3. Mi querida Winding: Este texto está lleno de poesía. Espero que la llegada al punto de destino sea totalmente placentera.

    Mil besos y mil rosas.

    ResponderEliminar
  4. Algún día tendrá que volver a la realidad, pero, mientras ese momento llega, déjale que extienda sus alas y respire la libertad que acaricia su rostro en el viento, que llene sus pulmones de vida y su mirada olvide...
    Delicado y sentido como siempre.
    Besos y cariños preciosa

    ResponderEliminar
  5. Que linda entrada, sabes las veces que quise irme lejos, disfrutar de un buen momento a solas, sin que nadie me moleste, escuchar solamente el sonido del viento.
    Pero es cierto, después de todo llega su fin.

    Preciosa entrada!

    ResponderEliminar
  6. Me gustó
    esta entrada me hace recordar a una canción se llama Blacbird y es de los Beatles... trata de escucharla, es preciosa
    Me pasaré seguido por aquí, lindo blog
    Cuidate (:

    ResponderEliminar
  7. Me trae recuerdos de cuando era pequeña y los viajes que hacía...
    Ese niño ha empezado muy pronto a quererse olvidar de las cosas, eh?:p
    un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Muy buena tu entrada de hoy amiga,cariños

    ResponderEliminar
  9. El niño ese no es el que se quiere olvidar gotadeagua jejeje pero esque me ha gustado la foto ^^

    ResponderEliminar
  10. Aferrarse a los recuerdos de la infancia y volver a ver lo que se dejó atrás hace años nos hace soñar, nos produce placer.
    Me encanta leerte tan serena.
    Un besito, preciosa

    ResponderEliminar
  11. Es bonito a veces, disfrutar tanto del viaje como del destino, incluso más.

    Besos
    Narci

    ResponderEliminar
  12. Lugares donde nuestra alma puede reposar, dejarse ir, fluir...

    Precioso relato

    Besinos tiernos

    ResponderEliminar
  13. Excelente texto y bella imagen
    un placer pasar por tu cada
    que tengas una feliz semana
    un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Buen relato... lugares deseados pero que más tarde o más temprano acaban... fin de las vacaciones.. jajjaj

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. WoW que hermoso! que manera de expresar algo.

    annie♥

    ResponderEliminar
  16. Muy bien escrito. Todos necesitamos sentirnos libres... volando con el viento a favor alguna vez.
    Me ha encantado
    Un besazo

    ResponderEliminar
  17. Todo lo bueno tiene su fin...
    Escribes hermoso! te sigo :)

    ResponderEliminar
  18. Precioso, la libertad de viajar ya sea soñando o andando, me encanto.

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Todo llega, y todo acaba. Triste pero cierto, te dejo saludo y beso, cuidate. Lindo texto.

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.