miércoles, 16 de diciembre de 2009

IRREMEDIABLEMENTE LOCA

Vivo en mi mundo de fantasía, pero siempre siendo muy consciente de la realidad. Intento ser feliz cuando veo tristeza a mi alrededor. Intento que los que me rodean también lo sean, y les ayudo en sus problemas siempre que me lo pidan y pueda. Le intento quitar importancia, por lo menos aparentemente, a las cosas que luego me rondan por la cabeza horas y horas para no preocupar a la gente. Me conformo con poco. Me gusta divertirme con las cosas que molestan a la gente. A veces me rio sola a carcajadas y no se ni por qué. Casi siempre sonrío cuando voy andando por la calle. Disfruto simplemente con el frío y me gusta que me llueva encima hasta que me empape entera. O se me olvidan las preocupaciones cuando oigo a un pájaron cantar. Me quedo como hipnotizada cada vez que veo las hojas marrones en el suelo y siempre pienso que me asombra la naturaleza. Podría respirar horas y horas la tierra mojada... Por eso y por algunas cosas más hay quien dice que estoy loca, pero yo soy feliz así, siendo como soy. ¿Y qué si en verdad estoy un poco loca? Creo que en el fondo todos los estamos.

Porque la realidad supera la ficción. Y este mundo es demasiado cruel como para vivirlo sin esa pequeña protección que te puede crear la locura. Porque cada uno tenemos nuestros defectos y nuestras virtudes, yo ya empiezo a aceptar que sea verdad que estoy un poco loca. Empiezo a admitir que sea parte de mí misma. Que no soy nadie sin esa locura. Que no quiero vivir sin esa locura, ni renunciar a ella. Porque es una de las cosas que me caracterizan, es mi "marca". Es parte de mi, igual que el color de mis ojos o los rizos de mi pelo. Indiferentemente de que me guste o no, esa soy yo.

No es como el nombre, que no significa nada mas que lo que tu asocies a esa palabra. No es como las luces de Navidad que no son nada si no las ves en Diciembre. Yo soy así. Y así seré siempre. Además, yo creo que eso en parte atrae a la gente a mi. El que no sepas lo que te puedes encontrar a los 3 segundos. El que haga pequeñas locuras inesperadas...

Y aunque nunca he querido alejar esa locura de mi, a veces creo que la gente solo se acerca a mi por eso. Para que les divierta. Y que cuando se acaba esa diversión no quieren nada más. Al igual que las locuras les acercan, los problemas les alejan. E incluso yo, que practicamente siempre me estoy riendo sola sin motivo, y que me conformo con poco, tengo mis días malos. No pido que la gente este conmigo a cada segundo, ni que se preocupe a cada segundo por mí. Solo pido un poco de comprensión, un poco de espacio... pero no demasiado. Solo pido que me demuestren con hechos lo que me dicen con palabras. Porque las palabras, son solo eso: palabras.

A veces una pregunta tan tonta como si estás bien y una respuesta tan simple como sí son suficientes para que la gente se olvide de tí temporalmente... Solo hasta que te vuelves divertida otra vez. Solo hasta que la locura te vuelve a inundar.

Sí, esa soy yo... una pequeña loca sin remedio.

7 comentarios:

  1. Una loca sin remedio NO!!! yo diría una persona auténtica,saludos y gracias por tus visitas a mi blog,nos vemos y recuerda que de locos todos tenemos un poco.

    ResponderEliminar
  2. A vivir no se aprende de un golpe, ni a conducir, ni a hablar francés, todo requiere una lección tras otra hasta alcanzar cierto nivel de comodidad en la materia.
    Y...como todos en el fondo sabemos...como mejor se incorporan los aprendizajes es con la experiencia: yendo a Francia a parlar con los de allí, cogiendo el coche, una vez superado el teórico. Coger experiencia a la hora de vivir parece más difícil, pero en realidad todo es poner un pie detrás de otro. O, como sabiamente me dedicó en un libro el conocido Dragó: "camina, con eso basta".

    Sólo quería recordar que la valentía tiene el premio de la madurez, de la templanza, del mirar desde lo ya superado.

    ResponderEliminar
  3. Hola muchas gracias por pasarte a mi blog estoy muy feliz de que te gusten mis escritos, tu tambien escribes muy lindo, yo me siento un poco como tu, pero me di cuenta que a veces tenemos que vivir de acuerdo a lo que somos y a veces las mascaras que nos ponemos para ser aceptados nos quitan nuestra identidad, creo que es mejor ser uno mismo y tarde o temprano la gente tendra que ver lo maravillosos que podemos ser autenticamente, amiga me encanto saludarte, te pondre en mis enlaces para visitarte seguido.

    ResponderEliminar
  4. Winding pasa por mi blog tienes un regalo,cariños

    ResponderEliminar
  5. Amiga, eres genial al escribir, me haces recordar. Tu camino aun es largo de recorrer amiga. Besos, cuidate mucho. Y de poeta, soñador y loco todos tenemos un poco.

    ResponderEliminar
  6. A veces es más divertido estar un poquito loca y dejar volar a la imaginación. Ser diferente también es garantía de ser único y muy valioso. ¡Felices fiestas! y disfruta todo lo que puedas. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. La locura es necesaria para nuestra salud mental en pequeñas dosis, pero no porque le guste a los que nos rodean, sino por nosotros mismos.

    No hay nada peor que esperar de los demás, ayudar para sentirse a gusto nos provoca decepciones la mayoria de veces...

    disfruta de tu parte d elocura, de mirar las hojas de otoño, de pequeñas cosas, y la gente que diga lo que quiera.

    Hazlo por ti!!!

    Besos

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.