viernes, 6 de noviembre de 2009

ENJAULADA

Me ahogo en esta gran jaula. No aguanto más. Me dicen que me apago.. como si yo tuviera luz propia, como si me pudiera encender y apagar. Si fuera tan fácil como darle a un simple interruptor acabaría fundiéndo la luz de tantas horas encendidas que la tendría. Pero las cosas no van así, son más complicadas. La verdad nunca es sencilla aunque lo parezca. Parece muy fácil ir con una sonrisa siempre en la cara pero las apariencias engañan. Y yo me estoy ahogando. Salgo de esta jaula y realmente me siento libre.. es triste saber que día tras día debo volver, ver como día tras día me apago y cada vez cuesta más encender la luz. Es triste saber que hay un mundo mejor que esta fuera del alcance, del que solo puedo disfrutar escasas horas. Puedo verlo pero no meterme en el. Es triste ver como la armonía pasa cerca tuya sin poder tocarla. Es triste saber como es estar bien y que luego te lo quiten.

Pero lo más triste es no poder compartir esto con nadie. Que la única persona que se preocupa medianamente por ti es a la que peor hablas y con la que pagas todo lo malo. Lo más triste es que te guardes todo dentro porque algún día explotará y será más grande de lo que puedas controlar incluso. Lo más triste es que te abandonen aquí dentro y que vean como se paga la luz poco a poco. Lo más triste es que la jaula se extienda a fuera.. que no tengas a donde escapar.. que aunque quieras, ya no puedas encender la luz nunca mas..

1 comentario:

  1. Mi querida amiga, la luz que llevas en tu corazon jamas se apagara, solo tienes que verla, hacer un poco de esfuerzo y ver, todas las respuestas estan dentro de nosotros, cuando nos calmamos y ponemos la mente en blanco y solo nos sintonizamos con nuestro interior es entonces cuando lo escucharemos, a Él, que habita en cada uno de nosotros y hablar con Él es un balsamo de armonia y paz en nuestro corazon, te invito a que lo intentes y ojala que puedas encontrar paz en tu interior
    Besitos siempre
    Janeth

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.