domingo, 22 de noviembre de 2009

PALABRAS ENVENENADAS

Unos dedos recorriendo el labio inferior de la chica, parándose en cada diferencia como si quisiera memorizarlo todo, presionando poco a poco los límites. Mostrando todo el amor en una caricia. Como pasaba su mano por la cara casi sin rozarla, como si con el simple roce se volviera en ceniza y pudiera desaparecer en un simple pestañeo de ojos. Los besos cariñosos pero a la vez apasiondos que hacian congelar su respiración y que a la vez dificultaban la de el. Esa mirada penetrante que parecia conocerla mejor que ella misma. Esa boca de la que solo salían palabras de apoyo.. esa boca de la que solo salían verdades... aparentemente.

Y ella bebía de esas verdades envenenadas. Se las creía aunque sabía que no debía. Pero en el fondo tenía la esperanza de que con ella fuera distinto, porque la esperanza es lo último que se pierde, queramos o no.

Que bonito es tener esperanza, que bonito es creer en algo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.