viernes, 27 de noviembre de 2009

¿NAVIDAD O CONSUMISMO?

Mis mejillas se tiñen de rojo debido al frío de la calle que están llenas de gente que pasea tranquilamente. Las luces alejan la oscuridad de la noche como protegiendo a la gente para que no se le vaya la alegría que por estas fechas todo el mundo tiene. Las parejas son felices porque tienen tiempo para estar juntos. Los amigos se reencuentran después de tanto tiempo para pasar juntos los dias. Matar el tiempo paseando por las ciudades y reirse a carcajadas es lo único que apetece.

Que pena que la gente ha hecho de estas fiestas algo comercial. Las tiendas solo quieren que llegue la navidad para que la gente se gaste dinero y mas dinero en regalos, y luego compren algo más.

No se para la gente, pero para mi estas fiestas no son una competición para ver quien se gasta más dinero. El verdadero siginificado de estas fiestas es celebrar que pasa un año más y estamos aquí, viviendo. Y que todo lo malo se puede quedar atrás, porque como se dice: año nuevo, vida nueva. Es tiempo de reflexionar que queremos hacer con nuestra vida y ponernos en acción, es tiempo de pensar en las cosas que no queremos que cambien. Es celebrar el nacimiento de Jesús que tanto dió por nosotros. Es celebrar todo esto con la gente a la que queremos.

Con poder vivir la navidad un año más con mi familia y mis amigos me conformo. Porque no hace falta gastar dinero para darle un sentido a esto...

1 comentario:

  1. Asi es amiga, me gusta tanto como piensas esa sencilles de alma es la que te va a llevar lejos en la vida, la felicidad esta echa de cosas sencillas, de convivir con la familia de gozar de momentos bonitos, de compartir, de dar amor a los demas, esas cosas hacen feliz al corazon.....
    Besitos siempre
    Janeth

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.