sábado, 21 de noviembre de 2009

LA VERDAD MERECE LA PENA

La verdad importa, contadla, pase lo que pase.

Después de haber escuchado esta frase, venia dispuesta a escribir una larga lista de sentimientos, de reflexiones, de pensamientos que pasaron por mi cabeza con anterioridad, que siguen pasando por mi cabeza todavía. Para desahogarme o simplemente por el placer de escribir. Pero cuando me he sentado delante de las teclas con la mejor disposición, no he encontrado nada. Nada con lo que quisera desahogarme, nada que me atormentara.

Vale, es cierto que aquí sentada no he encontrado amor que expresar, pero tampoco odio. No sabéis la de tiempo que llevo esperando esto. Al principio quise odiarle pero luego me di cuenta que odiar es darle demasiada importancia a alguien, y que lo que más coraje da es la indiferencia. Que alguien no sienta NADA por otra persona es peor que que sienta odio, puesto que al fin y al cabo sigue siendo un sentimiento. A veces las personas se aferran a lo que sea, incluso a sentimientos dolorosos para seguir sintiendo algo, pero a veces, la mejor forma de seguir a delante es pasar pagina, y eso no se consigue mas que con la indiferencia, que poco a poco lleva al olvido o quizás deberia decir que lleva al perdón y que más tarde lleva a una vida mejor, lleva a que por fin pienses que te mereces algo tan maravilloso como lo que una vez te pudo pasar.

No soy la primera ni la última que sufre por amor y si la gente lo ha superado, no voy a ser yo menos. Ya no siento ese dolor que sentía antes, quizás la mejor forma de sobreponerse es afrontarlo y no hay mejor manera de hacerlo que hablando de ello o escribiendolo. Simplemente exprésalo para que por fin un dia puedas ser libre. Yo todavía voy por la parte de la indiferencia y quizás empiece a caminar hacia el olvido. Veo muy lejos el momento en que permita a mi corazón caer en la trampa o en la alegría del amor. Mas que que no me lo merezca, creo que he decidido pensar que no vale la pena. Quizás me esconda detrás de esto porque tenga miedo. Quizás en el fondo quiera con todas mis fuerzas volverme a enamorar. Pero por ahora solo puedo dejar que mi corazón se haga más fuerte, por ahora solo puedo esperar que se recomponga. Y creo que es el hecho de que este proceso sea tan doloroso y largo lo que me invita a pensar que no merece la pena. Quizás sea porque en el fondo se que no volveré a encontrar un amor igual.. Pero cada vez que pienso en esto una frase recorre mi mente.. y es que el que no arriesga no gana. No se si merece la pena arriesgar cuando se puede perder tanto.

Y mientras sigo pensando y decidiendo si merece la pena o no arriesgarse, repito: la verdad merece la pena, contadla, pase lo que pase. Aunque os rechacen, aunque os miren con malos ojos, aunque os veais diferentes de la gente que os rodea o aunque no correspondan a la verdad que contais, no dejeis de hacerlo y no dejeis de creer que esa es la verdad, aunque otra gente no lo crea, es TU verdad. No dejes que nadie te diga lo que sientes, no dejes que nadie te guie, porque lo único que conseguirá es apartarte de tu propio camino y hacerte más débil. Porque cuando te deje andar solo, ya no podrás hacerlo.

1 comentario:

  1. Asi es la verdad siempre por delante, es bueno que pienses asi, y sobre la idea de mejor no al amor, tal ves estes muy dolida por lo que te paso, pero existe un dicho que dice: "mejor haber amado y sufrido que no conocer el amor", o algo asi, no me acuerdo bien las palabras que ven, pero esa es la idea,... amiga las cosas siempre son para algo, cada dolor que padesemos tiene una leccion para aprender, tal ves la vida te este deparando un lindo futuro, solo tienes que esforzarte para ayudar a construirlo.
    Besitos siempre
    Janeth

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.