martes, 24 de noviembre de 2009

COMO LAS OLAS

Como una ola sube y baja por la arena, es siempre igual. La ves alejar pero sabes que con otro mínimo impulso del aire va a volver a exponer el agua al calor del sol, a la inmensidad de la playa. Al principio llega con fuerza, pero poco a poco se va debilitando, poco a poco va disminuyendo su tamaño. Y sin embargo vuelve.. siempre vuelve.

Como un juego de niños que siempre sabes como va a acabar. Como cuando se lanza una pelota de plastico al mar, sabes que en practicamente la totalidad de los casos va a volver a la arena.. pero hay una mínima posibilidad de que eso no ocurra y se aleje hasta desaparecer para siempre. Es eso lo que te hace detenerte a pensar que hacer, lo que te hace dudar de si merece la pena o no. Para alguien con facilidad pra conseguir mas quizás no sea tan complicada la decisión. Si no vuelve consigue otra.. pero para un niño que todo lo que tiene y le da felicidad es la pelota.. no es tan sencillo que se arriesgue. Quizás el prefiera guardar la pelota y no arriesgarse. Vale, así seguro que la pelota no vuelve con más cosas como arena o algas, pero quizás sea la única forma de que no se vaya.

Más vale pájaro en mano que ciento volando

2 comentarios:

  1. Lo que es para uno, asi le de la vuelta al mundo,llega a uno....

    ResponderEliminar
  2. Que lindo texto amiga. Como las olas el amor se va muchas veces y al igual que ellas aveces regresa en otras no. Un gusto leerte. Besos, cuidate.

    ResponderEliminar

Seguidores

"A tres metros sobre el cielo"

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, se quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.